Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2013

Encuentra dentro del ti, el coraje para:

Vivir una vida honesta contigo mismo y no para ser lo que los demás esperan de ti. Alcanzar tus sueños, aunque esos sueños no coincidan con los de otros. Tomar tus propias decisiones, aun si estas desatinan con tu entorno. Disfrutar tu trabajo, pero no convirtiéndote en el y olvidando a quienes amas. Alejarte de la rutina y de todo aquello que te hace sentir vacío. Expresar tus sentimientos, sean de amor, desagravio o frustración. No estas aquí solo para complacer a otros, estás aquí para vivir. No enfermarte con rencores, amarguras y resentimientos, simplemente por no saber decir adiós a tiempo. Disfrutar de aquellas amistades valiosas, cuyo mayor tesoro es aportar una sonrisa. Aprender a ser feliz, en la sencillez de las cosas, sin dar vueltas entre paradigmas, conductas y hábitos. Reir, y mostrarte agradado por el gran premio de estar vivo, sin dejarte sobrepasar por lo que ocurre a tu alrededor.
Ser alegre, extrovertido, dándote cuenta que nada es tan grave como parece y que tu vida merece…

La Busqueda de la Felicidad

La felicidad es quizá la búsqueda esencial a lo largo de nuestra vida. Nuestros sueños y metas alcanzadas, formar una familia; desarrollarnos social y profesionalmente, apuntan en pro de ese objetivo. Pero definir el concepto de felicidad es una tarea tan ardua, como definir el amor, la libertad o la verdad. Y al igual que estas, sus formas y matices cruzan por los caminos de la filosofía, en un intríngulis que va de controvertido a complejo. Desde siempre hemos entendido el logro de la felicidad, como la finalidad misma de nuestra existencia; aquel estado ideal de plenitud y bienestar, que ansiamos sea permanente, pero que en ocasiones pareciera tan etéreo, y en otras, casi inalcanzable. De ahí que algunos aseguren que “no hay felicidad completa”. De algún modo la felicidad o ese algo que consideramos es, parece estar compuesto no como un todo compacto y estable; sino por el contrario formarse de pequeños detalles que van emergiendo, a lo largo de los momentos vividos; y en oposición …

La cordura de los pueblos

En los pueblos es rara la cordura. Pues por regla general, al igual que algunos tipos de perros, ensalzan a quien los maltrata y muerden la mano de quien los alimenta. Pueblos, al fin de cuentas, verbigracia de la incoherencia; que en cada nueva elección mutan en turbas frenéticas de apoyo a su opresor. Bajo el sino de esta premisa, no tengo duda que un corrupto será elegido, reelegido y vuelto a elegir, cada vez que necesite a sus perros meneándole la cola. Por supuesto, después con un puntapié les recordará su sitial en orden y precepto.  

Germán Camacho López

La caridad y la solidaridad

Hablaban un día la caridad y la solidaridad acerca de sus dones. La primera era altiva y aseguraba ser benefactora de muchos; la segunda por el contrario sencilla y discreta, obviaba resaltar su contribución. Pero un sabio que pasaba por el lugar, al notar la polémica, se aproximó y dando su opinión señaló: -No hay lugar a discusión, puesto que ambas son buenas y útiles, sin embargo, esto es en distinta medida. Ya que la caridad da de lo que le sobra y la solidaridad por el contrario, comparte lo que tiene. Ambas reflexionaron extrañadas esta precisión, mientras el sabio se alejaba.
A veces los verdaderos obsequios están en las palabras, el tiempo, la ternura, la comprensión. En el enseñar a otros, en cubrirle con tu propio abrigo.

Germán Camacho López

Toma el control de tu vida

No vivas la vida de otro, no te dejes atrapar en las angustias de alguien más; no vueles en sueños ajenos, no actúes bajo impulsos externos ni hagas de la voz de otro tu propia voz. La vida es maravillosa, pero su condición de tiempo limitado, es el carácter que le da valor. No vivas solo de quimeras, despierta y toma el control de tu vida; déjate guiar por la locura y el brío de tu mente, que a la postre es la verdadera cordura. Llénate del coraje de saber quien eres realmente y avanzar mas allá de los que crees son tus límites. Cualquier otra cosa es quemar las hojas del árbol de la vida.
¡Vive, para eso estas aquí!

Germán Camacho López

Hay quienes...

Hay quienes creen en talismanes y están quienes creen en Dios. Hay quienes hacen promesas y quienes hacen algo sin prometer. Los hay que imploran mirando al cielo y aquellos que saben que también Dios habita aquí. Hay quienes viven entre supersticiones y están quienes creen en si. Los hay que nunca desfallecen por llegar a la meta y quienes solo llegan por saber quien los va a recibir. Están aquellos que juegan a ser héroes y verdaderos héroes que sin gloria quieren lucir.
Hay quienes siguen cuando el aire se acaba y aquellos que toman el aire de otros para si. Los hay que luchan por un ideal y quienes tienen por ideal la vanagloria de su propio ser. Hay quienes ven la vida como un desafío y aquellos que desafían la vida para vivir.
Están aquellos que viendo todo perdido, resurgen en su ser.
Quienes saben que las lagrimas cesan, el dolor se abrevia y la tempestad amaina. Que llegar a la meta no es elevarse por encima de los otros; que la humanidad es un solo espíritu y la determinación de alcan…

Enseñanzas de la vida

De la vida voy aprendiendo que, nunca es tarde para comenzar; que todo hábito es superable, que los grilletes solo existen en la mente, y que Dios y la vida, tienen más crédito del que a veces les damos. Que quien cree en las mentiras de los noticieros es un ingenuo que disfruta vivir engañado; y que algunos prefieren compartir su veneno con otros, en lugar de brindar un momento de aliento. Voyaprendiendo que el camino no esta perdido y que, mis pasos pueden encontrarlo; que se puede decir adiós al miedo, y la despedida no es tan dura como pensamos, que vivir es un instante placentero, y que la paz, el bienestar y la plenitud, habita dentro de cada uno. Voy entendiendo que perdonarse, aceptarse y reconocerse, es aprender amarse, y amarse, es la única manera de poder amar a otro. Que no se debe culpar a nadie por lo que el ignora, y que la carga que ponemos en sus hombros, al final resulta más pesada para nosotros mismos. Voy aprendiendo que es maravilla todo lo que me rodea, que los b…

Hablar, un arte milenario

Hablar es un arte milenario, necesario y reverencial; es parte esencial del desarrollo humano. Es la destreza de hacer reír, llorar y reflexionar al otro. La oficina, la universidad, el colegio, la plaza, o la sala de televisión son, hoy, el tertuliadero ideal, sea este virtual o real; lo importante es dar un plus a la evolución y seguir hablando un poco más a la sazón de un tinto, una seven up oun vive 100.
Empero, acudiendo a Confucio (ese mismo que ahora muchos conocen como el Chino-Japonés, inventor de la confusión) Tres faltas se pueden cometer en detrimento del saber: hablar cuando no se debe; no hablar cuando se debe, y hablar sin mirar la respuesta del rostro interlocutor. Por supuesto, inmersos en el siglo de la tecnología, el arte de hablar nos libera de cualquiera de estos grilletes. Al fin de cuentas son cosas de evolución.

Germán Camacho López

!Sigues vivo!

Tu hijo no limpia su cuarto y se la pasa viendo televisión, significa que...
!Está en casa! El desorden después de una fiesta, significa que... !Estuviste rodeado de familiares o amigos! La ropa te empieza a apretar, significa que... !Tienes más que suficiente para comer! Tener que limpiar la casa, significa que... !Tienes una casa! Las quejas sobre el gobierno, significa que... !Tienes libertad de expresión! No encuentras estacionamiento, significa que... !Tienes coche! El ruido de la ciudad, significa que... !Puedes oír! El cansancio al final del día, significa que... ¡Puedes trabajar! El despertador cada mañana, significa que...
¡Sigues vivo!
Idea tomada de la web (Derechos de su autor)

Las gracias he dado

Créanme las gracias las he dado, aun en silencio las di. Y de cada uno he aprendido el afecto, la mentira y la verdad; espero no deber más allá de esas gratitudes que he ofrecido, puesto que no recuerdo contrato alguno que firmé o exhibieran ante mis ojos. Jamás fui ave ornamental, para quedarme junto a quien me brindó un poco de calor o abrigo. No obstante, en el pasar y pasar de las horas, los meses y los años, opté por seguir donde me sentí realmente apreciado. 
A los demás mi abrazo de gratitud, a quienes caminan conmigo mi sonrisa más entrañable.

Germán Camacho López

No pretendo

No pretendo ser un santo, y si logro un día dejar un legado al mundo, por pequeño que este sea, será esa la mayor de las bendiciones. De cualquier modo no voy a justificarme, mis actos acertados o no, no requieren de tal fundamento, puesto que nadie me impulsó a ellos, y germinaron del libre albedrío que instituye mi propia naturaleza. Lastimé, confío, menos de lo que sané a otros; aun así sé que he causado llanto y risas, espero que las segundas en mayor en medida. No pretendo exhibirme,  como nada distinto de lo que he sido, una estricta mezcla de errores y aciertos; privilegiado por el Dios que me puso en este mundo.
No pretendo ser un santo. Solo un hombre que dejó su legado al mundo.

Germán Camacho López

También en la vida

También en la vida, el llanto, la tristeza, la soledad y el agobio son estaciones para alcanzar la meta del éxito, la prosperidad y felicidad. A lo largo de ese camino, encontramos un sinfín de personas, familia, afectos y amigos a quienes agradecer cada enseñanza que dejaron. No hay desilusión en dicho proceso; solo un profundo aprendizaje. Un gran libro del que resaltamos hojas con una pequeña muesca; esas a las que siempre retornamos para leer de nuevo, otras por su parte van mutando en un sutil olvido. Y para el final de nuestra vida, entenderemos que esas pocas líneas que destacamos, fueron la base de nuestra existencia. Padres, hijos, familiares, amores, sueños y amigos, algunos palpables, otros difusos como una fotografía vista a través del cristal de una botella. No obstante, lo importante es recordar que, aun así, todos ellos son las líneas del libro que escribimos y llamamos vida. Gracias por las gracias que deba dar, y si alguna vez di, espero no recibir agradecimiento. Jamá…

El hombre que quería ver a Dios

Un hombre quería vera a Dios, así que subió a una montaña muy alta donde se instaló y vivió durante un año. Al cabo del año, decepcionado por no haberlo encontrado, decidió partir. Entonces la montaña preguntó:
¿Mis árboles no te han dado sombra suficiente? ¿Mis manantiales no te abastecieron de agua? ¿Con mis animales no conseguiste alimento? ¿Por que te marchas?
Sí, pero yo busco a Dios. ¿Buscas a Dios? ¡Pero, si soy una parte de él! Sin escuchar la montaña, el hombre se marchó. Con la esperanza de encontrar a Dios en un frondoso bosque. Pero transcurrido un año decidió marchar y buscar a Dios en otro lugar, puesto que tampoco ahí no lo había encontrado. Así que los arboles del bosque preguntaron: ¿No eres feliz con nosotros? Sí, pero me falta Dios. ¡Quiero verlo! Si eso te preocupa-Rieron-quédate con nosotros. ¡Mira! -Dijeron, señalando un mono en las ramas de un árbol- ¡Ahí tienes una parte de Dios! ¡Todos somos parte de él! El hombre pensó que los árboles del bosque se burlaban de él y se…

El amarillismo social

El amarillo aporta felicidad, es un color que simboliza festividad y se asocia con el intelecto, el pensamiento y la capacidad de discernir, empero, el amarillismo es un asunto disímil. Un fenómeno que hoy, no solo es adjudicable a la prensa sino a la sociedad en general, en buena medida gracias al impulso de las redes sociales. Si bien los diferentes puntos de vista enriquecen la expresión cultural de toda comunidad; la tendencia de juzgarlo todo desde una óptica “morbosa” sin entender los antecedentes de las diversas particulares de la sociedad, más que aportar, menoscaba la habilidad de construir a partir del natural traspié al que toda relación social está expuesta. La tendencia de sobredimensionar la realidad por medio de textos e imágenes brutales; en la premisa de centrar la información en la agresión, el espectáculo grotesco y la tensión constante. Exaltando conductas morbosas y el impulso concadenado de convertir cualquier asunto en una cadena de odio visceral. El amarillismo…

La clave de la fortuna

Tu hijo no limpia su cuarto y se la pasa viendo televisión, significa que...
!Está en casa! El desorden después de una fiesta, significa que... !Estuviste rodeado de familiares o amigos! La ropa te empieza a apretar, significa que... !Tienes más que suficiente para comer! Tener que limpiar la casa, significa que... !Tienes una casa! Las quejas sobre el gobierno, significa que... !Tienes libertad de expresión! No encuentras estacionamiento, significa que... !Tienes coche! El ruido de la ciudad, significa que... !Puedes oír! El cansancio al final del día, significa que... ¡Puedes trabajar! El despertador cada mañana, significa que... ¡Sigues vivo!
Idea original tomada de la web (derechos del autor)

Vida sana: ser amable y generoso

La amabilidad es una ruta que, sin duda, conduce al éxito. Además de mostrarnos socialmente como individuos sanos, felices y confiables. La amabilidad tiene la facultad de mejorar las relaciones, generando placer y bienestar en los demás y nosotros mismos; tornándonos comprensivos y generosos. Por tanto, saber aplicar este habito en la cotidianidad, nos permite afrontar de manera eficaz la vida misma y sobrepasar momentos cruciales en los cuales, es importante contar con otras personas a nuestro alrededor. Un saludo, una sonrisa, un gesto generoso, son las llaves mas efectivas para abrir la puerta a muchas oportunidades. La amabilidad, la generosidad y el buen trato a los demás deben ser reivindicadas en la sociedad actual como herramientas sociales rentables, y valores imprescindibles en la formación de las futuras generaciones. Que la  amabilidad libera de tensiones, recelos y ansiedades, es algo que ya han puesto de manifiesto algunos estudios al respecto. Además aumenta la carga de fe…

Una buena dosis de vitalidad y pasión

Hacer un esfuerzo voluntario, para implicarte en tu vida más allá del simple hecho de sobrevivir; del interés por subsistir con lo que el ambiente provee. Comprometerse a vivir con energía y espíritu, enriqueciendo tu existencia y la de los demás, hasta alcanzar esa dosis de bienestar que siempre has procurado. La que te hace sentir pleno y feliz, aquello que te permite vibrar en armonía; proporcionando algo positivo a otros, tan solo con cruzar unas palabras. Esto es ser vital, es vivir con pasión cada momento. Teniendo una salud física y mental, que hace funcionar a nuestro cuerpo libre de congoja, cansancio o ansiedad;  es la experiencia de la resolución, del actuar y activar cada musculo y neurona del cuerpo. Estar vivo efectiva, realmente; integrado al mundo sin el agobio de los conflictos, el estrés y las tensiones. Vivir con vitalidad y pasión es llenar de aire los pulmones, rozar el espíritu, mantenerse alerta, enérgico, fortalecido y dinámico. Ser saludable tanto mental como …

Aprendiendo a ser integro y honesto cada día

Las mentiras no son más que pequeñas excusas, para evadir la responsabilidad familiar, social y laboral que tiene cada a uno; dejando de lado el respeto a si mismo y a los demás. Evadiendo el placer de ser directo, honesto, y así mantener un adecuado equilibrio emocional. ¿Cuántas veces te has obligado a inventar una excusa en lugar de dar las verdaderas razones para no asistir a un evento o participar de alguna actividad? Infortunadamente la sociedad actual ha edificado un pilar de mentiras, llevadas al extremo, y en algunos casos disfrazadas como piadosas necesidades que, por supuesto, el otro nunca ha pedido. El remedio no es otro que vivir en correspondencia con tus convicciones sociales, morales y espirituales; dar tu opinión cuando se requiera de la manera más honesta que puedas. Hacer una introspección en la que evalúes tus prioridades y cómo la manera de actuar, hoy, las está afectando. Presta atención si estás omitiendo información relevante a otra persona cuando le comuniques u…

Perseverancia y diligencia como herramientas del éxito

La vida no es solo vivir, gozar y reír, en ocasiones se hace necesario tomar una bocanada de voluntad, sacrificio y renuncia. Ejercitarse en el hábito de la perseverancia, para poder nadar, no solo, en aguas cristalinas sino también en aquellas que a veces no quisiéramos afrontar. Aprender a no darse por vencido y buscar el sendero del éxito, incluso, en las condiciones mas extremas. Por eso si quieres alcanzar tus metas, jamás olvides abastecerte de una buena dosis de perseverancia y diligencia, de ese ímpetu por conseguir lo que deseas aunque sientas que el viento sopla en dirección contraria a la tuya. El esfuerzo constante y diligente, el levantarte temprano en la mañana, el llegar unos minutos antes a tu trabajo y estar presto a atender con cordialidad a tus clientes. La disciplina de dar siempre más del 100%, es la actitud de los ganadores. Ir por el mundo dejando las cosas pequeñas, cuando se tiene la meta y los sueños de algo mucho más grande, sin dejarse dominar por el placer i…

Es momento de buscar la valentía en tu corazón, para que tus pasos sigan el camino que has elegido

En algunos momentos de la vida podrás sentirte coaccionado o intimidado, pero una vez que has comprendido la inutilidad del miedo, verás las dificultades y el dolor del matiz que tú quieras verlos. Ser valiente al defender una postura que se entiende correcta,  aun cuando exista una oposición generalizada de parte de los demás; actuar según tus convicciones aunque esto devengue  en la critica. Existe una gran fuerza que vibra dentro de ti, que te hace ser más fuerte física, espiritual y psicológicamente: es la valentía. Vivir superando cada día nuevos retos, venciendo viejos temores sin ocuparse del ¿que dirán? Una persona valiente hace lo que juzga correcto sin lastimar a otros, ni ocuparse de los prejuicios y paradigmas de estos; no importa si ser consecuente trae consigo consecuencias inesperadas, empero, quien actúa de esta manera vive en el equilibrio de rodearse de personas idóneas y construir un mundo sano a su alrededor. Alguien que se viste de valor cada mañana, logra superar s…

Coraje para vivir

¡Miedo vete tan lejos, que jamás recuerde que una vez fuiste parte de mi vida! La vida no es una caja fuerte dentro de la cual puedes esconderte, ni el futuro  es un certificado de garantía. Duda de cualquier promesa que te “garantice” algo, porque la vida es un dulce manjar de incertidumbres; de ahí el ingente valor que debes dar a tu libre albedrío, el gran regalo que Dios te ha dado, la más valiosa herramienta de tu vida. Perteneces a todo y eres parte de nada, porque tus miedos e inseguridades solo están ahí, para demostrarte cuan fuerte puedes llegar a ser, y la conciencia del peligro existe para volverte mas hábil. La otra posibilidad, aquella que jamás me atrevería a recomendarte, es que te ocultes debajo de las sabanas, ensayando borrar un “monstro” que solo habita en tu cabeza, o al igual que el avestruz construyas un hoyo para ocultar un eco que solo escuchan tus oídos. ¡Despídete hoy de ese molesto miedo! Y ondea el estandarte del coraje para vivir. Haz que tus temores te torne…

Vivir en el ingenio y la creatividad

Esa capacidad latente de cada uno de nosotros, que en ocasiones nos lleva a transitar por el camino de la innovación, y esbozar soluciones con creatividad, presteza y facilidad. Está asociada a la intuición y el razonamiento, que nos permite dar una respuesta rápida a un planteamiento o interrogante. Una persona ingeniosa es capaz de utilizar su inteligencia práctica, reorganizando las piezas y sacando el mayor provecho de las herramientas a su alcance, en el momento justo. Activar esa intuición y razonamiento es tener la capacidad de reacomodar los objetos en forma disímil de la originalmente planteada, ver el mundo con otros ojos. En este proceso actúan procesos físicos y psicológicos, conexiones neurológicas que amplían el panorama de acción; permitiendo una respuesta perspicaz por encima del promedio. Alguien ingenioso, se atreve a aplicar su conocimiento y se interesa por la relación con el entorno, fortaleciendo esa simbiosis a lo largo de su vida. Por lo general es la persona que …