Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2016

No eres mejor que nadie y nadie es mejor que tú.

Hay cosas que a la mayoría les gustan, quizá porque les hace sentirse bien consigo mismos, porque los invita a no tener que exigirse más, porque se ajusta a su estado de confort. Pero de alguna manera tu destino ya lo escribiste, tomaste tu libre albedrío y dijiste: <bueno, aquí voy> En el fondo de tu ser sabes lo que viniste a hacer, sabes lo que quieres y la razón por la cual es así. ¿Quién puede influir en tu vida más que tú mismo? cuando lo que llamas vivir no es otra cosa que tu propia reacción ante cada evento. Sin embargo, en este gran mar donde te mueves, debes intentar ser coherente con lo que piensas, de lo contrario vivirás en un torbellino de inconformidad. Todo lo que aparece en tu camino son señales y mensajes; el epítome de un plan que erigiste hace mucho. Es tu capacidad de aprender para ser mejor, tu gran activo, empero, no eres mejor que nadie y nadie es mejor que tú. Solo se trata de personas experimentado aquello que consideran útil. Imagina un lugar sin el co…

Sobre la eternidad

Sin embargo, como Deísta, no dejaré de reconocer la valía de la religión cuya influencia me impulso a la búsqueda de verdades que ya mi alma conocía, adpero, le habían sido veladas. Luego, el árbol de la religión se hizo pequeño, escaso en frutos; ya no hubo mayores respuestas en él, y un horizonte vasto señalaba el camino promisorio de esas verdades que, por acción del miedo permanecían ocultas. La poderosa energía de mi espíritu emergió y su acción sobre mi vida material fue un camino de fluida comunicación. De senderos hasta entonces secretos, sutiles…ahora visibles y palpables. Era un sentimiento que anunciaba mi existencia perenne más allá de los condicionamientos del pensamiento consciente, más allá de la vida. La trama antes misteriosa se revelaba como la realidad absoluta. El conocimiento efímero de mi propia existencia alcanzaba una amplitud de claridad que, emergía en el tiempo sin tiempo; donde todo nace, se transforma y trasciende a la vez. El espíritu se expresó librement…

Eres un alma eterna

No hagas Dios a tu miedo, toma distancia de aquello que ofrezca temor, castigo, sometimiento y sacrificio. Eres un alma única y eterna. Si lo piensas por un instante comprenderás cuan lógico resulta: como en la naturaleza lo que llamas “muerte” sucede a la vida, del mismo modo la vida sucede a la muerte. Puesto que algo no nace de la nada, si partir de este plano material fuera el final, entonces no existiría lo que ves a tu alrededor, eso que llamas “muerte” lo habría absorbido todo. Solo debes recordar tu verdadera esencia. Toma distancia de toda filosofía que te invite a sufrir, a señalar, a ser inflexible con tu ser. Eso no es más que el imperio de la manipulación. No hay pecado en ser feliz, en divertirse, en vivir tu sexualidad, en aprender nuevas experiencias; en todo ello habita la espiritualidad. Tu libre albedrío. Sigue avanzando hasta aprender a ser feliz.
Por lo demás, en lo inevitable de la “muerte”, no hay dolor, ni tristeza, pecado, culpa o vergüenza; solo existe amor. T…

Realidad infinita

Algunos por vínculos familiares, afectivos; por afinidad literaria, filosófica, o de vida. Con algunos he compartido años de infancia, adolescencia, épocas laborales y ha perdurado el aprecio a lo largo de los años. A otros apenas si los conozco en persona, o literalmente no les conozco en forma directa. Sin embargo, basta leer sus conceptos y opiniones para entender lo cercanos que somos. Y es que en el mundo, todos somos hermanos, nuestro origen es el mismo: el de un planeta, una estrella, una montaña, un río, un ave, una liebre, un árbol y el susurro del viento. En mi propio proceso he comprendido cuan valiosos son todos aquellos de mi entorno, y la profunda analogía que nos congrega. Hace un tiempo sentía que solo mis razones eran válidas en un mundo confuso de conceptos errados; pero hoy empiezo a sentir distinto. Hoy puedo decir casi con certeza que tú tienes la razón, como la tiene también él, ella, y todos cuantos te rodean. Que cada cosa que tú y yo pensamos, sentimos y creem…