Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2016

Monopolio

El juego se llama monopolio y el sistema lo controla, en los bordes de la tabla cual insectos se aglutinan los excluidos; levantan las manos intentando ver lo que sucede arriba. Ahí, donde se erigen castillos de mentiras, laboriosa obra del totalitarismo; castillitos de burgueses. Entretanto, en las bolsas de valores se determina el precio de  alimentos, a la par de la muerte de inocentes. Ahí van marchando, dando vueltas los marginados sumidos en una profunda quimera. El sistema no solo especula con los precios, especula con la vida. En lo alto danzan y danzan, defendiendo vacías democracias, aquellos que nunca han tenido el estómago vacío; promueven guerras desde el estatu quo que han erigido como sillón de su sala. Recusan la miseria que les rodea y luego se asombran de la violencia que atañe a la sociedad excluida. Oh, si un día, esos desesperados alcanzan la superficie del tablero, se apoderan de las fichas y hacen reinar el superlativo caos. Acaso ¿alguien ha de sorprenderse? Cu…

Esas gentes

Esas gentes
Ahí van desfilando con orgullo, entre arengas defienden las doctrinas del sistema, anhelando ser parte de ello. De lo público fructifican, mas refutan que lo público llegue a los menos favorecidos, esos a quienes tildan de “holgazanes”, básicamente por no haber sido invitados a un trozo de la torta. Su mundillo de falacias lo disfrazan de creencias, una vida controlada por papelitos de colores a los que se apegan férreamente. Ahí van sin preguntarse ¿Quién vendió el planeta a los burgueses? para que ahora  paguemos por un pedazo de tierra. Para ellos la libertad es un empleo, escuchar las noticias, y con aliento porfiado seguir a sus líderes políticos y religiosos. Ahí están mirando la tv, vistiendo tan formales, siguiendo siempre las normas.
El futuro lo delinean entre una jubilación y la silla mecedora desde donde critican a todo aquel que luzca diferente; entre sueños de lujos que a la distancia se pierden al vaivén de la vida. Ahí van con su existencia de masas, ficcione…