Ir al contenido principal

Sé feliz, sé libre.

No pretendía que lo entendiera. Con el transcurrir de los días el dolor se sentía como un golpe seco en el pecho. Pero vislumbraba en ella la valentía para salir avante. Tampoco pretendía que otros concibieran que no estaba en mi la clase de amor que ella reclamaba; no porque su forma de amar o la mía fuera la correcta, simplemente, éramos diferentes, cual  si viniéramos de esferas disimiles. Y a pesar de haber depositado mi confianza en ello, el tiempo demostró con una dureza glacial que, más allá de los múltiples esfuerzos, no sería en esta vida donde acertaríamos un punto de encuentro. Ella debía continuar, encontrar el amor, la clase de amor que anhelaba. El calor, la candidez y la ternura ajenas para mí. Era joven, tenía la fuerza, la belleza y la bondad para continuar el camino. Por mi parte yo solo tenía lo que era: esa mi gran riqueza, era mi propio dolor y soledad, pero a la vez un triunfo en mi búsqueda personal. Cada vez más ajeno a la humanidad, abrí la puerta a la bella e ingenua doncella, al gran campo florido que se extendía más allá de mi castillo de dureza. Éramos solo amores distintos que por ahora no se encontrarían. Sabia del dolor en su corazón, pero confiaba en ella, en su capacidad de resurgir; de encontrar las palabras, caricias, y comprensión de sus semejantes. De otro lado no sé si un día encontraría también a los míos en la familiaridad, la convivencia o la amistad. Por ahora todo resultaba lejano. Conservaría su bella sonrisa como aliciente en días grises. Mirando desde el torreón esas verdes llanuras cobijadas bajo azules cielos. Ambicionando que su tiempo a mi lado la hubiese hecho más fuerte, más cierta. Capaz de comprenderse a sí misma. Añorando que sus sentimientos por mí se apaciguaran  hasta ser un susurro imperceptible. Y que un día volviera a mi puerta radiante, feliz, para relatarme como la vida es buena, y existen muchos como ella allá afuera. Entonces yo mismo imaginaria un mundo habitado por otros como yo. La abrazaría y le diría lo único que siempre quise: sé feliz mi pequeña, sé libre.

Germán Camacho López 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.